Proyectos dentro de Polos de Desarrollo se hallan en distintas etapas de avance

Los dos últimos sectores declarados fueron Montúfar y Tulcán, en la provincia del Carchi.

Desde noviembre del 2018 a la fecha se han declarado nueve Polos de Desarrollo Productivos en el país, enfocados en la atracción de inversiones productivas a sectores específicos a través de beneficios tributarios, como la exoneración del impuesto a la renta por cinco años o más.

Sin embargo, estos proyectos no han escapado a la crisis generada por la pandemia del COVID-19 que paralizó gran parte de los sectores productivos, aunque de todos modos esto no ha impedido la declaratoria de más poblaciones.

El último fue Tulcán, el pasado 2 de febrero, en el que se proyecta una inversión inicial de $3,9 millones y la generación de 2.850 plazas de empleo, entre directos e indirectos

El objetivo de ese sector, según explicó Jackson Torres, viceministro de Producción e Industrias del Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca (MPCEIP), es potenciar las vocaciones productivas de la zona como el comercio, transporte, servicios, la agricultura y la ganadería.

Así la provincia del Carchi sumó en menos de un mes su segundo Polo de Desarrollo. El primero fue el cantón Montúfar en diciembre del 2020, en el que se prevé un proyecto que agrupará varias empresas lácteas en la zona.

El viceministro añadió que los polos tienen tres clasificaciones: productivo, agroproductivo y multisectorial, que son asignadas a los sectores, dependiendo de las actividades económicas que se desarrollen dentro del polo.

El primero en ser declarado fue en la provincia del Cañar, el Polo de Desarrollo Productivo del Austro, enfocado en la metalmecánica, el 3 de noviembre de 2018.

Un mes después, el 5 de diciembre de 2018, se declaró el Polo de Desarrollo Productivo del Calzado en la parroquia Unamuncho en Ambato (Tungurahua). Le siguió el Polo de Desarrollo Logístico e Industrial en el cantón Mejía, el 19 de febrero de 2019, y el Polo de Desarrollo Logístico e Industrial Itulpark en Pifo, el 4 de abril del mismo año; ambos en la provincia de Pichincha.

Mientras, el 8 de mayo de 2019, fue declarado en Yaguachi el Polo de Desarrollo Logístico e Industrial Piady. El 18 de septiembre de 2019 se declaró Polo de Desarrollo Agroindustrial al cantón Zapotillo, en Loja; y por último en la misma provincia, el 16 de enero de 2020, el último sector declarado antes de la pandemia fue el cantón Catamayo como Polo de Desarrollo Industrial.

Pero, ¿en qué estado se hallan estos Polos de Desarrollo? Según Torres, los polos tienen actualmente diferentes estatus. Por ejemplo, indicó que las iniciativas de Zapotillo, en Loja; y del Piady, en Guayas, ya se encuentran realizando acuerdos comerciales.

En este último, “están bastante cerca de lograr lo esperado”, indicó el presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, Francisco Jarrín.

“Entre las empresas que ya están confirmadas en el Piady hay centros de distribución, farmacéuticas, empresas de plásticos; y ya hay una que funciona que es Holcim, que instaló una planta en el complejo”, sostuvo Jarrín, quien también se mostró preocupado por el impacto de la pandemia en los proyectos.

“Existe una gran preocupación sobre la paralización de la actividad económica y productiva debido a la pandemia. Es necesario que demos el ejemplo trabajando e invirtiendo y no detenernos, este tipo de iniciativas son de vital importancia para mantener a flote el aparato productivo y fomentar la inversión”, analizó el titular del gremio industrial.

Mientras, otros proyectos, como Itulpark y Mejía (Pichincha) y Catamayo (Loja) se encuentran en etapas de preinversión e inversión para la implementación de las facilidades, infraestructura y servicios.

Finalmente, sostuvo el viceministro, por temas de normativa y regularización los proyectos de Tulcán y Montúfar, en Carchi, y Ambato están en busca de estructurar modelos de negocio y atracción de inversiones.

En este último, Lilia Villavicencio, presidenta de la Cámara Nacional del Calzado (Caltu), reconoció que tienen un atraso de un año por el tema de la pandemia.

“Hemos sufrido un retraso debido a la pandemia, hoy estamos en la segunda etapa que es la aprobación urbanística del proyecto y luego vendría la tercera etapa que es el financiamiento”, expresó la dirigente, quien adelantó que según los estudios de factibilidad este sería de alrededor de $8 millones.

Villavicencio aseguró que después de la etapa de financiamiento vendrá la etapa de la construcción que tomará unos 8 meses. “Depende también de que tengamos el recurso una vez que el proyecto esté financiado”, sostuvo.

El proyecto comprende una construcción en un espacio de alrededor de 15 hectáreas en donde se ubicarán 23 empresas de la cadena productiva del calzado, en lo que se denominaría la Ciudad del Calzado, que tenía prevista la colocación de su primera piedra en marzo del 2019.

En tanto, Jarrín sugirió mejoras en los beneficios para los inversionistas.

“Existen beneficios que podrían ampliarse cambiando ciertas especificaciones en ellos, por ejemplo, estableciendo la exoneración del impuesto a la renta en 15 años sin importar el lugar o el tipo de inversión que se realice, la doble deducción del gasto de depreciación y amortización que correspondan a la adquisición de cualquier activo y las facilidades de pago en los tributos al comercio exterior desde 6 hasta 24 meses sin importar el tipo de importación”, enfatizó el presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil. 



Scroll Up