Mercados internacionales dan voto de confianza a Gobierno en sus primeros 100 días, pero aguardan expectantes por acuerdo con FMI y reformas

La relación de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo es la mayor incertidumbre para los mercados, ya que el régimen no tiene mayoría en la Asamblea.

Los primeros cien días del gobierno de Guillermo Lasso despertaron una suerte de entusiasmo en los mercados internacionales, este se vio traducido en la mejora del precio de los bonos de deuda y la baja de los rendimientos. Este último factor es inversamente proporcional a la confianza de los mercados, a menor rendimiento, mayor confianza. De acuerdo con los registros de Bloomberg, los bonos 2030 al 9 de abril presentaban un rendimiento de 13,4 %, mientras que para el 26 de mayo bajaron a 7,9 %.

Así también, apenas se conoció que Lasso ganó las elecciones de segunda vuelta, el riesgo país (que mide la confianza de los mercados en el cumplimiento de obligaciones del país, así como determina el precio del financiamiento en los mercados) bajó 333 puntos (pasó de 1.168 puntos el 8 de abril a 835 el 12 de abril). Para este 26 de agosto, el riesgo del Ecuador estaba en 775 puntos.

Sin embargo, los buenos augurios, que generaron la victoria de un presidente proempresa y proinversión y posteriormente los buenos resultados de la vacunación, aún no arrojan resultados más concretos. Varios analistas coinciden en que la imagen del Ecuador ha mejorado; pero hay aún ciertas pruebas de fuego que debe enfrentar. Solo entonces se podría esperar una baja más importante en el riesgo país, que le permita al Ecuador un índice de mayor confianza.

Alejandro Areaza, responsable de la cobertura macroeconómica de Barclays en las economías andinas y del Caribe, considera que en los 100 primeros días del Gobierno se ha podido observar una voluntad de continuar con la agenda de reformas que necesita el país, mantener el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de crear un clima más atractivo para la inversión. El Gobierno actualmente cuenta con el respaldo de la ciudadanía, lo que hace pensar que se vive aún un periodo de “luna de miel”, dice. Sin embargo, de ahora en adelante habrá al menos dos pruebas críticas que deberá afrontar el Gobierno: la concreción del acuerdo con el FMI y un posible primer paso que sería una reforma tributaria y que debe pasar por la Asamblea.

Sobre el tema, el ministro de Economía, Simón Cueva, dijo esta semana que en septiembre se conocerán los puntos clave sobre la reforma tributaria que iría hacia el incremento de impuestos para quienes más ganan y la eliminación de ciertas exenciones. No está previsto un incremento del IVA. El Gobierno también ha estado trabajando en su reforma laboral: Ley de Oportunidades, dirigida a mejorar la empleabilidad para quienes no tienen trabajo. Desde el área petrolera, el Gobierno también tiene preparada una reforma a la Ley de Hidrocarburos para permitir el cambio de contratos y la delegación de campos de la petrolera estatal a manos privadas.

Por ello, para Areaza, la relación de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo es la mayor incertidumbre para los mercados, ya que el Gobierno no tiene mayoría en la Asamblea. El acuerdo logrado para la elección de autoridades es frágil y el tratamiento de las reformas será el termómetro de cómo está funcionando dicha coalición.

En estos 100 días, la imagen del Ecuador ha pasado de ser de los peores países en el manejo del COVID y de la vacunación, a uno eficiente y organizado en esta tarea. El haber mantenido el decreto de bandas de precios de los combustibles, que ha reducido de manera importante los subsidios a gasolinas, así como el regreso al Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de otros Estados (Ciadi), que genera confianza a inversionistas, son los puntos más importantes en este primer periodo del Gobierno, dice Ramiro Crespo, presidente de Analytica Securities.

Sin embargo, temas como la postura de Leonidas Iza, principal de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) frente a los combustibles y la fragmentación en la Asamblea, generan preocupación en los mercados, explica. También señala que las tareas pendientes para el país pueden ser reducir el tamaño del Estado y la atracción de las inversiones de manera efectiva.

En todo caso, para Crespo hay que tener en cuenta que apenas han transcurrido 100 días de Gobierno y que los ciudadanos deben descartar que existan soluciones mágicas o un líder milagroso que puede solucionar los problemas. “No se le puede exigir lo que varios gobiernos no han hecho en décadas”, aseguró.

De acuerdo con Santiago Mosquera, decano de la Escuela de Negocios de la UDLA, los mercados internacionales ven con buenos ojos la nueva administración del presidente Guillermo Lasso. Desde ya, los mercados dan por descontado que vamos a tener el acuerdo con el FMI, lo cual generaría mayor confianza. Para Mosquera, los mercados en general ven al Ecuador como un destino más atractivo para inversión extranjera, luego de los problemas que se han generado en países vecinos.

En cuanto al riesgo país, Mosquera considera que hay aún un espacio para su mejora. Pero esto se generaría si hubiese al menos tres temas importantes. Una reforma tributaria aprobada por la Asamblea: si se logra el acuerdo con el FMI que represente un cambio importante en cuanto a los montos de financiamiento y a la extensión de los plazos. Finalmente, si tras el programa de vacunación hay reactivación económica y empieza a fluir a inversión extranjera directa.

Sobre el tema, Jaime Carrera del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), recordó que nuestros vecinos: Colombia (277 puntos) y Perú (146 puntos) mantienen un riesgo país bajo e indicadores macroeconómicos estables, pese incluso a los problemas generados hace pocos meses cuando hubo una serie de protestas sociales y tras la asunción del mando por parte de Pedro Castillo. Explicó que para alcanzar un grado de inversión BBB se requieren grandes reformas y economías sólidas en muchos años. Actualmente, aún las calificadoras mantienen calificación baja para el país, explicó. 



Scroll Up