Galápagos, con promociones y bajas tarifas, trata de recuperarse de la caída de 73% de turistas

En Las Grietas, una formación rocosa que esconde en sus entrañas una especie de piscina natural, el movimiento de visitantes es bajo. Ese sitio, ubicado en la isla Santa Cruz, en Galápagos, era una de las paradas obligadas de los turistas antes de la pandemia.

Después de tomar un taxiacuático y luego caminar por un sendero, decenas de visitantes llegaban cada día para tomar un baño en sus cristalinas aguas o posar para un selfie. Ese ir y venir de visitas hoy es modesto, al igual que en otros puntos de interés de esa isla como las playas, las fincas que tienen tortugas gigantes. Los tours por la bahía y otras islas también tienen un bajo número de clientes.

Mayi Zambrano, una visitante guayaquileña que estuvo días atrás en Santa Cruz, cuenta que acudió a una finca turística de Santa Cruz y su grupo de cinco personas era el único que había estado ese día. “El recepcionista dijo que gracias a nuestra visita había podido pagarle a los empleados”, cuenta.

Las islas están abiertas para los turistas, pero la recuperación de visitantes es lenta. Lejos de los niveles prepandemia. Quienes han alimentado parte de ese poco flujo que ha entrado son los turistas nacionales. Las aerolíneas estiman que entre el 70% y 90% de los pasajeros que ocupan los vuelos son nacionales.

Datos de la Cámara de Turismo de Galápagos refieren que durante el 2020 el ingreso de turistas cayó el 73%, al pasar de 271.238 a 75.519. Andrés Ordóñez, director ejecutivo de ese gremio, sostiene que se han dejado de generar ingresos por alrededor de 650 millones de dólares.

El vocero gremial señala que para este primer mes del 2021 se esperaba tener solo alrededor del 15% de visitantes con respecto a enero del año pasado.

Playa La Estación, ubicada cerca a la estación Charles Darwin, en Puerto Ayora, Santa Cruz. Foto: Ricardo Zambrano

La cámara ha trabajado en un video promocional en el que destacan las medidas de bioseguridad y han solicitado al Ejecutivo que se dote al archipiélago de vacunas suficientes para poder generar confianza y reactivar la producción.

Durante estos meses complejos, las aerolíneas han activado campañas permanentes para ofrecer tarifas promocionales con la idea de reactivar ese destino. Incluso se han registrado semanas donde la tarifa a Galápagos ha bordeado, en compras anticipadas, los 150 dólares, tal vez de las más bajas que ha tenido un ecuatoriano para viajar a las islas.

Avianca, que retomó vuelos desde agosto a las islas, se alió con la Fenacaptur para impulsar la plataforma en línea Lo que quieres es Ecuador, en la que los ecuatorianos pueden encontrar y acceder a paquetes atractivos que incluyen boletos aéreos, servicios terrestres, hotelería, restaurantes y comercios en Galápagos.

A pesar de estos esfuerzos no hay señales claras para aumentar de inmediato los vuelos. El número de frecuencias de vuelos es reducido comparado a lo que había antes de la pandemia. Avianca tiene tres frecuencias semanales que representa el 20% de la oferta que mantenía a ese destino antes del COVID-19.

Latam tiene al momento un vuelo diario a Baltra (Santa Cruz) y tres frecuencias semanales a San Cristóbal, la capital.

Una buena parte importante de las divisas que generaba el turismo en Galápagos provenía de los turistas extranjeros, los que ocupan hoteles por una semana, toman varios tours, cruceros y consumen más. Ese es un segmento que aún no logra despuntar por los confinamientos y medidas por rebrotes que tienen algunos países de donde provienen esas visitas.

María Beatriz González, gerenta comercial de Avianca Ecuador, menciona que mayoritariamente los turistas que llegaban a Galápagos provenían de países europeos y Estados Unidos.

Al momento, el 90% de los pasajeros que viajan a Galápagos son ecuatorianos. Este es un porcentaje mucho mayor al que se operaba, afirma.

En las agencias de viaje también se percibe que la llegada de extranjeros marcha despacio. Karina Olivo, sales & operations supervisor de Rebecca Adventure Travel, sostiene que “aún es bajo el volumen”, pero se va reactivando de a poco.

Édgar Andrade, gerente comercial de Latam Airlines Ecuador, afirma que más allá de la promoción del destino y los grandes esfuerzos de acercamiento al cliente que se han realizado, mucho impacta la situación de los países desde los que se origina el turismo que llega a las islas.

“Esperamos para marzo-abril se incentive la demanda, a la que estaremos listos para atender”, indica Andrade.

El ejecutivo refiere que la industria en Galápagos está tratando de reactivar la demanda con una reducción importante de tarifas y paquetes.

Andrade asevera que hay cruceros que antes podían costar alrededor de $ 8.000, ahora se ha encontrado en alrededor de $ 1.000 a $ 1.500.

Precios relámpagos para atraer a turistas

La terminal aérea de Baltra es el principal punto de entrada a Galápagos. Así estaba esta semana. Cortesía Mayi Zambrano

En las agencias de viajes hay paquetes hacia las islas Galápagos que se ofrecen desde $ 499, pero en ciertas semanas han aparecido ‘promociones relámpago’ desde $ 399 por las rebajas que ofrecen las aerolíneas.

Para el carnaval hay agencias que ofertan paquetes ‘todo incluido’ del 12 al 16 de febrero con la facilidad de financiarlo con tarjetas de 3 a 6 meses sin intereses y contar con tarjetas de asistencia con cobertura de COVID-19.

Erica Gallego, jefa de oficina de la agencia Sky Travel, señala que durante este mes se ha visto una disminución en la venta de paquetes a Galápagos, a pesar de las diferentes promociones que han sacado las aerolíneas.

Ella estima que ese freno se debe al incremento de casos COVID-19 y el miedo que generó en la gente el surgimiento de la nueva cepa.

Gallego indica que para estimular las visitas se han generado diferentes promociones con precios bajos, que incluyen upgrade de categoría de hotel y seguro de viaje.

Otras agencias están tratando de enfatizar más al turista que en Galápagos se están aplicando todas las medidas de seguridad y distanciamiento.

Karina Olivo, Sales & Operations supervisor de Rebecca Adventure Travel, sostiene que ellos principalmente se están enfocando en tours privados “para que la gente se sienta confiada en viajar”.

La ejecutiva cuenta que han mantenido los precios en apoyo a sus proveedores de Galápagos, que han sufrido el impacto más directo de la baja del turismo desde que empezó la pandemia.

Olivo coincide que este mes hubo un pequeño bajón desde la difusión de las variantes del virus y las restricciones que Estados Unidos impuso para el regreso a su país.

Después de tomar un taxiacuático y luego caminar por un sendero, decenas de visitantes llegaban cada día para tomar un baño en sus cristalinas aguas o posar para un selfie. Ese ir y venir de visitas hoy es modesto, al igual que en otros puntos de interés de esa isla como las playas, las fincas que tienen tortugas gigantes. Los tours por la bahía y otras islas también tienen un bajo número de clientes.

Mayi Zambrano, una visitante guayaquileña que estuvo días atrás en Santa Cruz, cuenta que acudió a una finca turística de Santa Cruz y su grupo de cinco personas era el único que había estado ese día. “El recepcionista dijo que gracias a nuestra visita había podido pagarle a los empleados”, cuenta.

Las islas están abiertas para los turistas, pero la recuperación de visitantes es lenta. Lejos de los niveles prepandemia. Quienes han alimentado parte de ese poco flujo que ha entrado son los turistas nacionales. Las aerolíneas estiman que entre el 70% y 90% de los pasajeros que ocupan los vuelos son nacionales.

Datos de la Cámara de Turismo de Galápagos refieren que durante el 2020 el ingreso de turistas cayó el 73%, al pasar de 271.238 a 75.519. Andrés Ordóñez, director ejecutivo de ese gremio, sostiene que se han dejado de generar ingresos por alrededor de 650 millones de dólares.

El vocero gremial señala que para este primer mes del 2021 se esperaba tener solo alrededor del 15% de visitantes con respecto a enero del año pasado.

Playa La Estación, ubicada cerca a la estación Charles Darwin, en Puerto Ayora, Santa Cruz. Foto: Ricardo Zambrano

La cámara ha trabajado en un video promocional en el que destacan las medidas de bioseguridad y han solicitado al Ejecutivo que se dote al archipiélago de vacunas suficientes para poder generar confianza y reactivar la producción.

Durante estos meses complejos, las aerolíneas han activado campañas permanentes para ofrecer tarifas promocionales con la idea de reactivar ese destino. Incluso se han registrado semanas donde la tarifa a Galápagos ha bordeado, en compras anticipadas, los 150 dólares, tal vez de las más bajas que ha tenido un ecuatoriano para viajar a las islas.

Avianca, que retomó vuelos desde agosto a las islas, se alió con la Fenacaptur para impulsar la plataforma en línea Lo que quieres es Ecuador, en la que los ecuatorianos pueden encontrar y acceder a paquetes atractivos que incluyen boletos aéreos, servicios terrestres, hotelería, restaurantes y comercios en Galápagos.

A pesar de estos esfuerzos no hay señales claras para aumentar de inmediato los vuelos. El número de frecuencias de vuelos es reducido comparado a lo que había antes de la pandemia. Avianca tiene tres frecuencias semanales que representa el 20% de la oferta que mantenía a ese destino antes del COVID-19.

Latam tiene al momento un vuelo diario a Baltra (Santa Cruz) y tres frecuencias semanales a San Cristóbal, la capital.

Una buena parte importante de las divisas que generaba el turismo en Galápagos provenía de los turistas extranjeros, los que ocupan hoteles por una semana, toman varios tours, cruceros y consumen más. Ese es un segmento que aún no logra despuntar por los confinamientos y medidas por rebrotes que tienen algunos países de donde provienen esas visitas.

María Beatriz González, gerenta comercial de Avianca Ecuador, menciona que mayoritariamente los turistas que llegaban a Galápagos provenían de países europeos y Estados Unidos.

Al momento, el 90% de los pasajeros que viajan a Galápagos son ecuatorianos. Este es un porcentaje mucho mayor al que se operaba, afirma.

En las agencias de viaje también se percibe que la llegada de extranjeros marcha despacio. Karina Olivo, sales & operations supervisor de Rebecca Adventure Travel, sostiene que “aún es bajo el volumen”, pero se va reactivando de a poco.

Édgar Andrade, gerente comercial de Latam Airlines Ecuador, afirma que más allá de la promoción del destino y los grandes esfuerzos de acercamiento al cliente que se han realizado, mucho impacta la situación de los países desde los que se origina el turismo que llega a las islas.

“Esperamos para marzo-abril se incentive la demanda, a la que estaremos listos para atender”, indica Andrade.

El ejecutivo refiere que la industria en Galápagos está tratando de reactivar la demanda con una reducción importante de tarifas y paquetes.

Andrade asevera que hay cruceros que antes podían costar alrededor de $ 8.000, ahora se ha encontrado en alrededor de $ 1.000 a $ 1.500.

Precios relámpagos para atraer a turistas

La terminal aérea de Baltra es el principal punto de entrada a Galápagos. Así estaba esta semana. Cortesía Mayi Zambrano

En las agencias de viajes hay paquetes hacia las islas Galápagos que se ofrecen desde $ 499, pero en ciertas semanas han aparecido ‘promociones relámpago’ desde $ 399 por las rebajas que ofrecen las aerolíneas.

Para el carnaval hay agencias que ofertan paquetes ‘todo incluido’ del 12 al 16 de febrero con la facilidad de financiarlo con tarjetas de 3 a 6 meses sin intereses y contar con tarjetas de asistencia con cobertura de COVID-19.

Erica Gallego, jefa de oficina de la agencia Sky Travel, señala que durante este mes se ha visto una disminución en la venta de paquetes a Galápagos, a pesar de las diferentes promociones que han sacado las aerolíneas.

Ella estima que ese freno se debe al incremento de casos COVID-19 y el miedo que generó en la gente el surgimiento de la nueva cepa.

Gallego indica que para estimular las visitas se han generado diferentes promociones con precios bajos, que incluyen upgrade de categoría de hotel y seguro de viaje.

Otras agencias están tratando de enfatizar más al turista que en Galápagos se están aplicando todas las medidas de seguridad y distanciamiento.

Karina Olivo, Sales & Operations supervisor de Rebecca Adventure Travel, sostiene que ellos principalmente se están enfocando en tours privados “para que la gente se sienta confiada en viajar”.

La ejecutiva cuenta que han mantenido los precios en apoyo a sus proveedores de Galápagos, que han sufrido el impacto más directo de la baja del turismo desde que empezó la pandemia.

Olivo coincide que este mes hubo un pequeño bajón desde la difusión de las variantes del virus y las restricciones que Estados Unidos impuso para el regreso a su país.



Scroll Up