En aeropuertos en Estados Unidos comenzaron a pedir prueba negativa de COVID a viajeros

Los aeropuertos de Estados Unidos comenzaron este martes a exigir a viajeros, de más de 2 años de edad, que arriben al país una prueba de COVID-19 con resultado negativo para poder ingresar.

La nueva regla, que se inició este 26 de enero, incluye a ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes.

Oficiales del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y del Departamento de Salud Pública estarán verificando que las aerolíneas cumplan con las medidas. La revisión será al azar para verificar que las aerolíneas hayan hecho su trabajo y que los viajeros cumplan con la disposición.

Las autoridades han explicado que se pueden presentar pruebas tanto PCR como las de antígenos, que deben hacerse máximo hasta 3 días antes del vuelo. Además, aconsejan que se imprima el resultado porque la revisión la realizarán empleados de las aerolíneas.

Sugieren cuarentena

Además de las restricciones y la prueba de COVID-19, se recomienda una cuarentena después del viaje de al menos 7 días, incluso si la prueba es negativa.

Otra de las medidas ordena el uso de mascarillas en aeropuertos y en la mayoría de aviones, trenes, barcos y autobuses de media y larga distancia, algo que su predecesor, Donald Trump, se negó a hacer.

Biden también mandó recurrir a la Ley de Producción de Defensa, una legislación adoptada en 1950 en respuesta a la Guerra de Corea, para movilizar al sector industrial y acelerar la fabricación de máscaras, respiradores y otros equipos contra la pandemia.

Sigue prohibición a países europeos

Además, el presidente Joe Biden restableció el lunes la prohibición de entrada de personas de Brasil, Irlanda, Sudáfrica, Reino Unido y otros 26 países europeos a fin de evitar la propagación del coronavirus y de la nueva cepa británica.

La medida de Biden prohíbe la entrada a Estados Unidos a prácticamente todos los ciudadanos extranjeros que hayan estado en alguno de los países señalados en los 14 días previos a su llegada a Estados Unidos.

Los 26 países europeos señalados son parte de la zona Schengen de libre paso e incluyen a Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Holanda, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia y Suiza.



Scroll Up